Cuidar de la madera en exteriores

cuidar madera exterior

La madera es una material de construcción sorprendentemente duradero, siempre y cuando esta se conserve en las condiciones y con el mantenimiento adecuado. Para que nos hagamos una idea de esta durabilidad podemos pensar en los suelos de madera con varios cientos de años que podemos encontrar en palacios y castillos que aún siguen en uso.

Sin embargo si es cierto que existe un proceso de desgaste, y que este se ve incrementado cuando la madera se encuentra en el exterior. La lluvia, el viento y el sol pueden deteriorar la madera mucho más rápido y por ello es necesario tratarla y protegerla adecuadamente. Pensemos en tarimas, muebles de exterior, techos, pérgolas…

Hoy en día existen muchos tratamientos para madera en exteriores, y por suerte cada vez es más frecuente encontrarlos con componentes con una menor toxicidad, incluso nula, y fácilmente lavables.

Lo normal es encontrar productos que requieren de varias capas, de 2 a 3, en función de si necesitan algún tipo de imprimación. Aunque no todos los productos lo necesitan siempre es recomendable sanear la madera antes de tratarla. Es decir, será necesario eliminar las posibles impurezas incluidos anteriores productos utilizados y lijar para asegurarnos que el nuevo tratamiento que apliquemos a la madera será duradero y efectivo.

En función del tipo de uso que se le vaya a dar la madera hará falta un producto u otro, por ejemplo no se necesita lo mismo para unos decks o tarimas de madera que para un mueble de exterior.

Otro factor a tener en cuenta en este tipo de productos es el filtro UV que tienen, resistencia al sol. Si bien la humedad es el peor enemigo para la madera, cuando esta se deja continuamente bajo el sol cambia el color y lo hará mucho más cuando el producto aplicado es malo.