Estilo Mediterráneo: fresco, ancestral y abierto

estilo mediterraneo

Blancos y azules definen una decoración que ha convertido en protagonistas a la terracota, la cerámica, los anchos muros, las fachadas encaladas, las flores y, sobre todo, el aire y la luz.

Espacios asomados al exterior

Tradición y modernidad se dan cita en un estilo que se reinventa cada temporada, manteniendo firmes sus pilares esenciales: anchos muros para protegernos del aire y del sol, paredes encaladas para atrapar la luz y no dejarla escapar, y grandes ventanales que nos permiten asomarnos a un mar cargado de leyenda y de historia.

Blanco sobre blanco

Es el color básico de la decoración mediterránea: puro, relajante, lleno de poderes para atrapar la luz. Utilizado en zonas con asombrosas vistas es capaz de potenciarlas, de multiplicarlas, de dar mayor profundidad a los azules del mar y el cielo, consiguiendo un horizonte infinito. Nada debe interponerse para lograr ambientes como éste, diseñados para el descanso.

Un comedor en el cielo

De nuevo el agua es protagonista de este espacio que se alza sobre una zona elevada desde la que se disfruta de una de las más singulares vistas del Mediterráneo. Para potenciarla, nada mejor que el color blanco, de nuevo, y un suelo de madera natural barnizada, como una plataforma para disfrutar de las mejores noches. Como único detalle de diseño: lámparas de papel realizadas con bolsas.

Y una nota de color

Pero además del blanco, el estilo Mediterráneo también admite paletas de color: pocas, eso sí, pero algunas. Es el caso del violeta añil de la imagen. Una pared entera se ha pintado de este color para crear una sensación de relieve en un espacio que podía haber pecado de simplicidad. El juego de espejos luminosos representa varios eclipses, en un espacio natural y minimalista.

El clásico entre los clásicos

Aunque el estilo Mediterráneo se identifica últimamente con el minimalismo que permite disfrutar de sus mejores elementos, existe otra línea más clásica e igualmente personal: elegante, pero sobria, cálida y sofisticada.

El Mediterráneo en estado puro

Su clima, sus vistas, su luz, su color. Los países que se asoman a este mar tienen en estos cuatro elementos a sus mejores aliados, pero no son los únicos. Sabores y olores se unen a este festival de los sentidos que representa lo mejor de nuestra cultura, fielmente reflejada en un estilo decorativo natural, sencillo y a la vez acogedor y singular.