Feng Shui o Cómo Lograr un Hogar en Equilibrio

decoración feng shui

Feng Shui significa Viento y Agua y es, en esencia, una técnica china milenaria utilizada por millones de personas para mejorar su fortuna. Sus dictados nos ayudan a buscar el equilibrio entre nosotros, nuestro hogar y las fuerzas de la naturaleza.

Una entrada luminosa y abierta

Sitúa la entrada de tu casa al final de un camino serpenteante que ayude a fluir el chi o energía cósmica que pone en marcha todo a nuestro alrededor. Evita situar la puerta frente o bajo un lavabo, una columna o esquina pronunciada, una escalera o un espejo. Esta estancia de la casa debe estar suficientemente iluminada y abrirse a espacios agradables para que el chi entre y se acumule.

Plantas para un salón cuadrado y brillante

En la zona Este del salón se encuentra el rincón de la riqueza: una planta te ayudará a potenciarla. A la hora de elegir sofás, opta por los más cómodos: grandes respaldos y brazos te invitarán al reposo. El tresillo debe formar un cuadrado, nunca una L. Una iluminación brillante activará tu vida social, pero recuerda: la luz debe estar encendida todos los días un buen rato para notar el efecto.

Claves para un dormitorio en armonía

La cama, elevada medio metro por encima del suelo, se situará en el extremo opuesto a la entrada y nunca bajo una ventana. Nuestra cabeza, protegida siempre por un cabecero cuadrado apoyado en una pared, y nuestros pies no pueden apuntar a la puerta. Las puertas de los dormitorios no deben estar frente a otras puertas, la cocina o el lavabo. El dormitorio debe estar iluminado muy tenuemente, huyendo de luces estridentes.

Que no te falten formas regulares ni móviles

Debemos huir del desorden geométrico y de las esquinas curvas. El Feng Shui busca armonía y proporción y deja a un lado el desorden. Tampoco te puede faltar un móvil. ¿Nunca supiste para qué servían esos adornos colgantes con tubos que se mecen con el aire? Los móviles ayudan a atraer la buena energía, especialmente si son de seis tubos huecos, neutralizando malos consejeros como las vigas vistas.

Fuentes, espejos y otros imprescindibles

Las fuentes y cascadas, en la entrada de casa, por pequeñas que sean, te ayudarán a conseguir fortuna y a retenerla. Sitúalas al Norte o al Sudeste y a la izquierda de la puerta de entrada, mirando desde dentro. Si el agua serpentea anuncia fortuna en crecimiento. Con un espejo obrarás milagros: agrandarás espacios, rebotarás imágenes placenteras o harás llegar la mejor energía a rincones angostos.

Ventanas, puertas para dirigir el aire

Las ventanas y puertas ayudan al chi a fluir libremente, pero debes tener cuidado para que no entre por unas y se vaya por otras. Ventilar no sólo es una costumbre saludable para nuestro físico sino que nos ayuda a ahuyentar los excesos de yin o lado oscuro y sin vida. El yang es la claridad y la fuerza viva. Sólo obtendremos armonía cuando el yin y el yang estén en equilibrio.