El mueble clásico se moderniza

muebles clásicos modernos

 

Hasta los estilos más tradicionales, aquéllos que han permanecido inmutables a través de los tiempos, viven hoy aires de cambio. Lo antiguo adquiere tintes modernos y las piezas más contemporáneas se inspiran en clásicos de otros siglos.

Entre todas las tendencias que vimos tanto en Habitalia como en el último Salón de París nos llamó la atención la unión de dos estilos diametralmente opuestos: elementos de corte eminentemente clásico, fabricados con materiales de última generación. Se trata de la fusión más extrema: clasicismo y vanguardia se unen en un nuevo estilo contemporáneo que resistirá perfectamente el paso del tiempo.

Las mejores maderas, con diseños simplificados

Muchos fabricantes y carpinterías de muebles clásicos de madera han hecho suyo este nuevo estilo, manteniendo la línea de sus muebles, aunque simplificándola. La madera de calidad es protagonista de esta tendencia, aunque cambian los acabados incorporándose lacas orientales, muebles blanqueados o incluso tapizados étnicos. En la imagen, dormitorio realizado en maderas macizas de fresno y abeto ruso.

Clasicismo campestre y bucólico

En el pasado Salon du Meuble de París pudimos disfrutar de estas nuevas tendencias en ambientes clásicos. Así, aparecían tres corrientes claras: La primera, algo bucólica y nostálgica, reúne todo lo que otorga encanto al campo, desde los olores de mermeladas, al fuego de las chimeneas durante las tardes de invierno; pasando por los pequeños muebles de oficios o por las telas provenzales.

De fuera, a dentro

La segunda tendencia que vimos en el Salon du Moble podría titularse Interior Exterior, o Jardín de invierno. Introduce, como indica su nombre, el mobiliario en teca, en metal, en mimbre… en la casa, así como las mesas de transplante para plantas, las jarras, los jarrones y otros accesorios que antes eran exclusivos de nuestros jardines. Grandes cristaleras nos permiten disfrutar del exterior.

El clasicismo moderno más viajero

La tercera tendencia clara, con aires eminentemente clásicos y personalidad propia podría llamarse Étnica. Con objetos y textiles de gran calidad procedentes del mundo entero, esta línea decorativa juega con influencias lejanas de países como Marruecos, Corea, Indonesia, Siria, Tailandia, Vietnam e incluso las Islas Vírgenes. Una apuesta segura a la que le quedan muchos años de vida.

Genios del renacer clásico

Dos diseños de inspiración clásica que harán historia. La mesa Dorian, que Dominique Mathieu creó para la empresa Zanotta en 2002. Tomando como base un modelo clásico, Mathieu reinterpreta una nueva corriente neotradicional, la misma que le llevó a Philippe Starck a diseñar la silla Louis Ghost, para Kartell, ese mismo año. Ambos diseños son perfectos para viviendas de pocos metros.